jueves, 13 de agosto de 2009

Café, Miles en la radio

"Bajo la distancia
de los aromas amargos
en la serenidad de los velos enmudecidos

Sus ojos, su voz
A medias, el cigarro abriendo sus hálitos

.................................interrumpidos por el sortilegio

..............................................................de los ademanes

El café sobre los cuentos del azar
Especula por entre sus brazos descalzos
la ironía de los arrebatos

entonces

sorprendo el fulgor de los hombres
tras la cortina de la hipocresía

masturbo la conciencia
y desnudo sus besos,

. ............con el llanto de los astros desvelados."

.Canet/

10 comentarios:

  1. Un poema absolutamente bello. Me encantó llegar hasta acá y poder leerte. Ha sido un lujo para mi. Felicitaciones y un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, la verdad es que em gusta como escribes

    y estoy regalando mi blog, no se si te

    gustaria ser el nuevo escritor de

    VAGINAS UNIDAS

    ResponderEliminar
  3. ha merecido la pena encontrarte, me ha encantado, te seguiré de cerca, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo que nunca había escuchado está versión de Autumn Leaves, y si me llego el aroma amargo del café.

    Aún se escucha mientras me alejo

    Mis besos corazón

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!!!!

    Si el café o para mi el mate contaran todas nuestras vivencias, sería genial........

    sabes que la palabra café, dice como preparalo???

    C:caliente
    A:amargo
    F:fuerte
    E:escaso

    Que pases un buen fin de semana....

    Un besote y abrazo de oso,

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo poema, bellísimo!!

    Un inmenso placer estar en este lugar tan tuyo, y deleitarme con ese rico olor a café.

    ResponderEliminar
  7. Ese café, esos cafés....

    Me alegro de que tengas a alguien con quién compartir conversaciones infinitas y un rico café.

    Un beso y un abrazo lindo.

    Te quiero hoy y mañana.

    ResponderEliminar
  8. Gabriel, no me canso de leer estos versos, tienen la cadencia seductora de aquellas tardes que no admiten descripcion, en las cuales la añoranza se torna material, omnipresente... casi dolorosa.
    Gracias por compartir este hermoso poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar